Genera una red de contactos de innovación

cabecera 1

Es quizás lo primero que debes hacer junto al diseño del Plan Estratégico de I+D. Dentro de este este plan es importante hacer un estudio interno y externo (que defino en esta entrada del diario: Análisis interno y externo para un Plan Estratégico de I+D), para ver tanto las competencias y posibilidades que tiene tu empresa, como las capacidades externas de las que puedes disponer. Estas capacidades externas son fundamentales desde la perspectiva de la innovación abierta y las podrás conseguir de grupos de investigación, centros tecnológicos y otras empresas.

Además, el mundo de la financiación de la I+D es por suerte muy basto y extenso, y muchas veces te vas enterando de muchas convocatorias gracias a los contactos que vas obteniendo. Y más aún. A la hora de la gestación de ideas y preparación inicial de un proyecto, una etapa crucial es la formación de un consorcio. Los socios lo serán al menos dos o tres años, por lo que debes generar una red de confianza con empresas y otros stakeholders que te acompañarán tanto en la redacción como en la ejecución de proyectos. A nivel europeo esto es fundamental, ya que generalmente te exigen que el consorcio sea de socios de distintos países.

Por tanto debemos tener dos círculos bien definidos con los que interactuar a dos niveles:

  • Circulo externo: Lo más amplio posible. De ellos debes esperar que te notifiquen de convocatorias, eventos o congresos de los que no te hayas enterado. Además pueden invitarte a participar en algún consorcio.
  • Circulo más cercano: Estos, digamos, deben ser los contactos o socios de más confianza, y que deben cumplir una serie de condicionantes:
    • Conocen tu estrategia de I+D.
    • Tienen capacidades complementarias a las tuyas, y dichas capacidades te ayudan a evolucionar en las tecnologías aprobadas en el Plan Estratégico.
    • No se solapan con tus objetivos. Hay que cooperar, no competir.
    • En ciertas ocasiones se puede tener incluso un producto común en mente, producto que necesite tecnologías o capacidades de ambas partes.

En cuanto al tipo de contactos que debemos tener, los podemos clasificar en:

  • Grupos de investigación. Son los socios más importantes, los que te darán ideas de verdad innovadoras o añadirán innovación a ideas que ya tengas. Es muy importante acercarse a ellos, conocerlos y darte a conocer. Debes de presentar tu empresa a aquellos grupos de investigación que trabajen en campos en lo que quieras avanzar o quieras empezar a trabajar. Para ello tienes que hacer un estudio pormenorizado de todos ellos, y un buen inicio es contactar con las OTRIS (Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación) que tienen todas la universidades. Ellas te darán una primera visión de todos los grupos para hacer una selección previa. Una vez seleccionados pide una entrevista. En este post “Las Universidades, fuente de ideas innovadoras”, describo mi experiencia en este sentido. Albergan grandes ideas que generalmente tienen en el cajón, y que pueden servir para proyectos de I+D. Con respecto a su calidad y compromiso, es como todo en la vida, las hay que solo buscan publicar papers, las hay que solo buscan la financiación, otras solo actúan como una especie de ETT cediendo personal y las hay (yo las he visto) que verdaderamente transfieren su conocimiento al proyecto y aplican innovación que mejora el resultado final. Discriminar entre ellas será crucial si quieres obtener resultados tangibles.
  • Centros tecnológicos. Muy parecidos a los Grupos de Investigación pero con un perfil más cercano a mercado. Son más activos que estos últimos a la hora de captar empresas y de hecho muchos funcionan como una especie de consultora de I+D (y les hacen la competencia) Es bueno tener como aliados a varios, ya que no solo te informarán de las últimas novedades de financiación, sino que son generadores de ideas y proyectos. Muchos conceptualizan propuestas y luego buscan socios. Si te conocen y están en tu círculo cercano, se acordarán de ti incluso a la hora de idear la propuesta, en base a tus necesidades tecnológicas.
  • Organismos de financiación. Son el inicio y el fin de todo. Los que aprueban las propuestas y a los que luego debes justificar el proyecto realizado. El tema de las justificaciones es un tema a parte. Siempre hay mucho miedo a ellas, peeeero… Si tienes el compromiso por parte de la gerencia y haces de verdad I+D a largo plazo, entonces, no problem. Los proyectos se hacen, se generan de forma natural los entregables, la contabilidad y los gastos cuadran… Si no, se convierte en un infierno y tú lejos de ser un Director de Innovación te conviertes, como ya dije antes, en un “justificador de proyectos fantasmas”. Huye de eso. Pero volviendo a estos organismo, es importante conocerlos, intentar ir a visitarles, contactar con los técnicos, saber cómo es la organización por dentro. ¿Para que te enchufen o te pasen la mano? NO. No lo necesitarás si tienes buenas ideas y las llevas a cabo. Esos contactos te sirven para conocer en profundidad el alcance y objetivo de las convocatorias. Como buen Director de Innovación tendrás un funnel (aquí hablo de “El funnel de la innovación”) con un listado de grandes ideas. Cada idea parte de un TRL y llega a otro, y cada convocatoria de subvención exige proyectos dentro de unos límites TRL u otros (más información sobre los TRLs aquí: “Los TRL y las convocatorias”). Ese encaje de idea-convocatoria te la pueden hacer los propios organismos, tu experiencia o las consultoras de I+D. No es propósito de este apartado hacer un listado de organismos, tan solo comentar que en España el más importante es CDTI a nivel nacional, Agencia IDEA en Andalucía y toda la convocatoria H2020 a nivel europeo. A partir de ahí a miles de convocatorias, calls, líneas de financiación o instrumentos a los que acudir que dependen del país, la región incluso del continente. Sí, pero ¡por dónde empiezo! Puedes acudir a estos mismos organismos para que te informen, o incluso los centros tecnológicos o las consultoras te pueden hacer un buen mapeo de las posibles ayudas según tu tipo de empresa, tu localización y tus objetivos.
  • Consultoras de I+D. De nuevo aquí hay de todo, las hay más buenas, más malas, las hay muy caras, otras van a éxito. Depende de la convocatoria, el acuerdo que se firme con ellas, si trabajas solo un proyecto o tienes un contrato marco… Yo he trabajado en ellas, y no puedo decir que no sean útiles. He visto llegar a una a muchas empresas que no tenían ni idea de I+D y empezar a conseguir proyectos y dinero a mansalva. La cuestión aquí es si tienes o no experiencia tanto a la hora de desarrollar una propuesta como a al hora de enfocarla bien a la convocatoria apropiada. Y por supuesto si haces uso de ellas, no dejar que presenten cualquier cosa, si no trabajar antes (o con ellos) el Plan Estratégico. Suelen cobrar entre un 3 y un 10% del fondo perdido que consigan, y suelen cobrar a éxito, salvo si presentas propuestas a H2020, cuya tasa de éxito es realmente baja debido a su competitividad. Además la mayoría no solo te ayudan a presentar la propuesta, pueden participar en la generación de ideas, y la mayoría se encargan además de la justificación.
  • Empresas. Sí claro empresas. En la mayoría de las convocatorias de I+D te exigen o te dan más financiación si vas en consorcio. Además es lógico. Se premia la innovación abierta, la colaboración entre empresas complementarias. Sumando todos ganan, esta es la gran verdad para avanzar en la I+D. Aléjate a priori de visiones relacionadas con la propiedad intelectual (que se negociará en el acuerdo de consorcio o posteriormente si hay algún resultado tangible en el proyecto). Ten de primers la mente abierta y sobre todo sé generoso. Siempre te devuelven más de lo que das. Y aunque tu des 100 y te devuelvan 5, ya tienes 105, más de lo que hubieras tenido si no compartes y colaboras. Olvídate de temas “confidenciales”, de productos secretos (¿por qué no está ya en el mercado?) o de egos empresariales. Hay que colaborar, compartir y cooperar. Sucede en muchas ocasiones que se presentan proyectos en consorcio, un consorcio con socios apenas conocidos o del circulo externo. ¿Qué sucede entonces? Pues que el proyecto no resulta en nada, y los socios solo vana  justificar su trabajo de cara a la administración. Es por ello que es importante lo que comenté antes. Tienes que tener contactos de confianza en tu circulo cercano y a esas empresas debes abrirte en canal. Así es como si se ejecutan con éxito los proyectos y a medio-largo plazo se consiguen resultados. Las empresas pueden ser de varios tipos:
    •  Con capacidades complementarias. Perfectas a la hora de encajar las tareas de los proyectos
    • Empresas con capacidades muy similares. Más complejo el encaje pero seguro que el objetivo final (como producto) es más cercano.
    • Empresas tractoras. Aquellas que sabes que te pueden involucrar en proyectos muy punteros. Éstas suelen ser grandes empresas, cuyos proyectos son ambiciosos y a priori ganadores. Intenta acercarte a ellas, puede que ni siquiera te contesten, pero hay muchas veces que necesitan hacer un proyecto y les falta una pieza del consorcio (a mi me pasó mucho cuando asesoraba a una de estas empresas en la consultora). Si les has visitado se acordarán de ti.
    • Además no olvides que tú como empresa eres para las demás una más, por lo que ofrécete, dialoga, ve a eventos y congresos, haz networking.

Flecha 2 dcha

Una respuesta a “Genera una red de contactos de innovación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s