Haz buenas propuestas de I+D

cabecera-6.pngEstá genial tener una buena estrategia, plantear una misión y visión prometedora, haber involucrado a tu equipo y tener a la gerencia alineada con tu estrategia, pero al final, el dinero para financiar la I+D se consigue a través de las distintas convocatorias, y éstas se ganan presentando buenas propuestas. ¿Cómo hacer una propuesta de innovación ganadora para CDTI o para otras convocatorias? Bueno, no es tan fácil como mostrar un simple listado de tips, sino que afectan mucho factores, algunos de ellos incontrolables, como la disposición del evaluador o la calidad del resto de las propuestas. Pero hay cosas que sí podemos controlar, y en esas hay que alcanzar la excelencia:

Antes de ponerte a escribir ni una sola palabra:

  • Analiza bien la convocatoria. Parece de perogrullo, pero algunas personas se dejan llevar por la ansiedad y no se leen bien las órdenes de bases y demás textos fundamentales. Entiende bien esas bases analizando:
    • La elegibilidad de tu empresa o institución. Generalmente las convocatorias van dirigidas a un tipo de organismo (PYMEs, Grandes Empresas, Organismos Públicos, empresas sectoriales,…)
    • El tipo de financiación (préstamo, a fondo perdido o mixta)
    • Si es individual o en consorcio
    • Tipo de proyecto: Investigación industrial, desarrollo experimental, innovación empresarial,…
  • La idea original debe encajar al 100% con la convocatoria. Seguro que tenemos nuestro funnel de innovación, con un listado amplio de ideas que estamos deseosos de llevar a cabo. Pero no todas las ideas encajan en todas las convocatoria. Generalmente éstas se enfocan a un determinado rango de TRLs, ecosistema tecnológico o campo de aplicación. Algunas necesitan conformar consorcios de varias empresas, otras ir con grupos de investigación. Existen muchas variables y hay que estudiarlas a fondo. Por mucha necesidad que tengas de presentar una propuesta, si no es la convocatoria adecuada perderás el tiempo. Analiza bien qué van buscando y busca entre tus ideas la que encaje. Si no, una alternativa es partir de cero, e intentar generar una nueva idea para hacer la propuesta.
  • Escoge bien a tus aliados. Fundamental, crítico diría yo. Antes de nada piensa si necesitas aliados. Después mira si te los exige la convocatoria. Entonces echa mano de toda tu red de contactos e invierte el tiempo que haga falta en este aspecto. De todas formas lo ideal es que cuando detectamos la idea y la incorporamos al funnel, ya tengamos claro dichos aliados. Tanto si la convocatoria te exige consorcio o no, es muy importante aplicar los principios de la innovación abierta, y buscar ayuda entre Grupos de Investigación y centros tecnológicos. Éstos podrán ir como socios o subcontratados, pero sobretodo te darán capacidades necesarias para redactar el estado del arte, como veremos a continuación. Acuérdate que no quieres ser un Director de innovación Zombie, por lo que los proyectos están para ejecutarse, y si esa filosofía no la siguen tus aliados estás perdido. Los socios deben ser:
    • Tecnológicamente complementarios con tu empresa. De nada sirve incorporar socios solo por cubrir el expediente o porque lo exige la convocatoria. Repito, de nada sirve y es una de las causas por las que los proyectos luego no salen adelante. Desglosa las tareas y los paquetes de trabajo y busca las necesidades tecnológicas que tu empresa no puede cubrir. Busca entonces empresas que las puedan llevar a cabo. Si las empresas del consorcio tienen el mismo perfil, muy posiblemente habrá tiranteces desde el inicio, ya que el reparto del trabajo no será adecuado.
    • Comprometidos con el proyecto. No insitas a una empresa para que entre en el consorcio. Si no lo ven, busca a otra. Suele suceder que el tiempo apremia, y que necesitas cuanto antes cerrar los participantes. Pero una empresa que no se compromete es un lastre. No ayudará en la redacción de la memoria y no se sentirá cómoda en la ejecución.
    • Incorpora siempre un usuario final. Es muy importante para la fase de pilotaje que veremos después, y será el que te marque las prioridades y requisitos.
  • Busca un nombre a la propuesta. Para mí es difícil escribir sin un nombre que dé consistencia a la idea. No estoy hablando de un simple nombre comercial, si no de una frase que describa de forma sucinta el proyecto. Por ejemplo: “Plataforma Deep learning de aprendizaje adaptativo y comunicación automatizada basada en técnicas de Big Data, procesamiento de lenguaje natural y algoritmos inteligentes – DEEPWISE”. Como ves, el nombre es un resumen perfecto de lo que posteriormente se va a hacer. Sirve para alinear alrededor de él a todo el equipo de redacción que puede estar compuesto por diversos organismos. Además servirá para que el evaluador de una sola sentada sepa exactamente de qué va el proyecto.
  • Escribe dos páginas (no más). Resumen ejecutivo de la idea, paquetes de trabajo e innovación. Te servirá para compartirlo en la fase de búsqueda de socios, e incluso hay convocatorias en las que te dejan enviar ese breve abstract para ser evaluado previamente. Además te servirá para dar el paso final en la definición del alcance de la propuesta.

Una vez superado lo anterior, ponte a escribir y ten en cuenta estos detalles:

  • Escribe pensando en el evaluador. Lo normal es que sea experto en el sector, pero no tiene por qué conocer explícitamente la tecnología de la que hablas, y desde luego no conoce (como tú) de antemano el proyecto. Hazle fácil la lectura, escribe de arriba hacia abajo, introduce los apartados con un pequeño resumen de lo que vas a hablar, comienza la propuesta con un párrafo de no más de cinco líneas y asegúrate que leyendo ese párrafo, alguien que no conozca de nada el proyecto sea capaz de entender de qué va el mismo.
  • Existen innumerables tipos de índice, dependiendo de cada convocatoria, pero en general, en todas se exige un Alcance y objetivos, el Estado del Arte, las Innovaciones a llevar a cabo, un plan de trabajo y un análisis del mercado. Analicemos cada apartado:
    • Alcance y objetivos: Deben de ser claros y concisos, y a partir de ellos se debe armar la arquitectura básica de la memoria. Se deben enumerar y desglosar en objetivos generales, estratégicos, técnicos y de mercado. A cada uno de estos objetivos se les debe luego dar respuesta en los siguientes apartados, siendo el esqueleto base de toda la propuesta. Yo suelo codificarlos para luego poder referirme a ellos. Ni que decir que estos objetivos deben de estar alineados con los objetivos de la empresa, es decir, y como ya hemos comentado en otros post, no debemos presentar proyectos a lo loco, y éstos deben alinearse con nuestro plan estratégico de I+D.
    • Estado del Arte. Aquí es donde muestras tu entendimiento sobre el estado tecnológico y es donde un grupo de investigación más te puede ayudar, buscando referencias y bibliografía sobre las tecnologías a desarrollar.
    • Innovaciones: Debes fijar una línea base de la tecnología (estado del arte), y demostrar que la superarás en el proyecto (innovación a desarrollar). La línea base es el estado actual, tu proyecto define lo que quieres alcanzar, y el gap que hay entre medias debe ser el avance tecnológico (innovación) que debes definir.
    • Plan de trabajo. Debe ser coherente y dar respuesta a todos los objetivos definidos en el primer apartado. En este tipo de propuestas es mejor hacer paquetes de trabajo por tecnología, de manera que si es un consorcio, cada empresa especializada se encargue de liderar cada uno de ellos y luego haya otra experta en su integración. Es además fundamental que existe una empresa u organización que actúe de usuario final, validando en un último paquete de trabajo todo el sistema en un entorno lo más real posible. Típicamente suele estructurarse de esta forma:
      • WP1: Control y seguimiento del proyecto. — Empresa Líder.
      • WP2: Tecnología 1. — Empresa especialista Tecnología 1.
      • WP3: Tecnología 2 . — Empresa especialista Tecnología 2.
      • WPn: Tecnología n . — Empresa especialista Tecnología n.
      • WP3: Integración  . — Empresa especialista Integración
      • WP4: Pilotaje y validación . — Empresa usuario final.
    • Análisis del Mercado. Los proyectos de I+D deben tener como objetivo final producir algo útil y que pueda ser lanzado al mercado. En este sentido es fundamental demostrar que:
      • La empresa o consorcio de empresas tienen las capacidades de llevar el producto final al mercado. Para ello debemos mostrar las capacidades comerciales y canales de venta, además de la estrategia que llevarán a cabo cada una de las empresas de forma individual y el consorcio (si lo hubiera) de forma conjunta.
      • Existe una demanda clara para nuestro producto. Se debe realizar un Plan de Ventas e Inversiones a 5 años.
      • Se supera a la competencia si se llega a desarrollar el producto final. Para ello se analiza la competencia y se muestran las fortalezas de nuestro producto con respecto a ella.
  • No dejes de lado ningún apartado de la memoria. Es importante toda la parte técnica (es lo que nos apasiona), pero a la hora de puntuar no suele pasar del 30%. El resto se reparte entre el Mercado, el Impacto o la adecuación a la convocatoria. He hablado con muchos evaluadores y todos me hablan de grandes propuestas que han tenido que descartar debido a que no estaban bien planteados esos apartados. Yo casi diría que debes echar el resto en los apartados “no tecnológicos”. La parte técnica se da por hecho que la dominas, y seguro que la idea da para trabajar una propuesta muy competitiva. Pero hay que estudiar el mercado, enfocar el canal de ventas, hacer proyecciones, estudiar el impacto que producirá tu proyecto, cómo lo vas a comercializar,… Son aspectos que si crees que te superan y en el consorcio no hay nadie que los controle, quizás debes pensar o bien buscar ayuda en la parte de negocio de tu empresa, o contratar ayuda externa como la que ofrecen algunas consultoras. Sin estos apartados bien encauzados te aseguro que no conseguirás ganar ninguna convocatoria.
  • Sé muy ambicioso, pero al mismo tiempo piensa en la justificación. La I+D subvenciona proyectos para que intentes llevarlos a cabo. Con esto no quiero decir que no haya que conseguir un resultado o producto final, pero ser ambicioso implica un cierto riesgo; si no hay riesgo probablemente no sea I+D. Todos los proyectos que se adjudican pasan por una fase final de justificación. Esta justificación se basa en que hayas utilizado el dinero que te han dado para los fines del proyecto. Si has estudiado un camino y no has conseguido el resultado previsto, no pasa nada. Un camino menos que volver a estudiar.

Por ultimo: cree en la idea original e intenta plasmarla en la memoria pensando en la excelencia. Piensa además en el proyecto, y al hacer el plan de trabajo, hazlo de abajo hacia arriba. Desglosa bien los Paquetes de Trabajo y las Actividades, que se note que si te aceptan la propuesta el proyecto se puede poner en marcha sin problemas.

Ya has hecho lo que está en tu mano, ahora dejemos que el azar, el día que tenga el evaluador o cualquier otra circunstancia ajena, actúen a nuestro favor.

Una respuesta a “Haz buenas propuestas de I+D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s