Innova en toda tu cadena de valor

Cuando pensamos en la innovación, generalmente visualizamos grandes proyectos que se adelanten a las demandas del mercado y que impliquen desarrollo y/o aplicación de tecnología. Sin embargo, hasta llegar ahí, es decir, hasta llegar a montar una increíble propuesta que se pueda convertir en el core de tu negocio, la innovación debe de estar latente en tu empresa, impregnando toda la cadena de valor de la misma. Esto no implica que debamos innovar en cada eslabón (que también), si no que los agentes de la innovación deberán estar muy presentes en ella.

Imagen1

De acuerdo con esto, y para una empresa tipo, el esqueleto de la innovación debería ser el siguiente:

Proveedores: Incorporar como proveedores a grupos de investigación que puedan aplicar su conocimiento en el mercado en el que se maneja la empresa. Esto es fundamental, y sin duda muy complicado. Hay que hacer una labor de detección y conocimiento de grupos de investigación del sector, y posteriormente tener una conversación con ellos para por un lado entender lo que hacen y por otro que ellos entiendan su aplicación práctica.

Socios: La política de socios o aliados de una empresa es fundamental para su crecimiento. Normalmente las empresas van buscando como aliados a grandes empresas con las que cooperar. Pero aún más importante es detectar startup o spin off super especializadas en alguna tecnología en concreto en la que nos podamos apalancar. Estas pequeñas empresas hiperespecializadas buscan musculo para su expansión que le puedes ofrecer a cambio de colaboración. Pueden ser excelentes proveedores con acuerdos a largo plazo, e incluso una buena oportunidad de inversión.

Inversiones: Las inversiones en las empresas no solo deberían de ser para compra de maquinaria o ampliación de sedes o equipos comerciales. Una buena inversión, como acabo de comentar, en una spin off con la que ya tenemos confianza y ya hemos trabajado, es una excelente oportunidad para innovar aplicando su tecnología a la vez que la hacemos crecer.

Personal – Intraemprendimiento: Las grandes empresas como telefónica, Google o Facebook llevan usando esta fórmula durante años. Se trata de innovar con el personal que trabaja en la empresa, creando un fondo para invertir en ideas bottom up. Con esto se consigue crear un ambiente innovador en todas las áreas de la empresa, reteniendo talento y generando retos.

Clientes: Hacer proyectos de I+D con clientes (presentes o futuros) es una excelente oportunidad para que conozcan tus capacidades y para invertir junto a ellos en una apuesta tecnológica de largo recorrido. Es lo mismo que se haría con los proveedores pero a la inversa, en la que la empresa como proveedora interviene en esta ocasión como socia en un consorcio de I+D con su cliente.

En definitiva, un buen proyecto de i+d no surge de forma espontánea, y si se siguen los pasos anteriores, se podrá crear un verdadero ecosistema innovador en la empresa, que consiga aprovechar la inteligencia colectiva en pro de la innovación empresarial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s