Organización y Sistematización de la innovación (aburridas pero necesarias)

Querido diario

Sigo avanzando en la elaboración del mapa mental del que te hablé hace unos días. Vaya, se puede decir que prácticamente lo he terminado. Sin duda será el germen del Plan Estratégico.

Ha sido un ejercicio verdaderamente interesante, que me ha hecho en su proceso de elaboración ir reflexionando sobre diversos aspectos y necesidades. Conforme lo iba haciendo, me surgían dudas que iba solventando con reuniones con el Responsable de Producción, la Directora Financiera o la Directora de Comunicación principalmente.

Se ha quedado algo realmente grande como se puede ver en la imagen, pero la estructura de los mapas mentales lo hace que sea muy accesible. Como te dije lo he agrupado en cuatro categorías: Herramientas, Elementos, Procesos y Sistemas, todo bajo el paraguas de la ISO 166000.

Plan I+D

En próximos post iremos repasando los distintos apartados, por ahora es mejor dejarlo así, ya que es una tarea algo tediosa.

Solo echemos un vistazo al primer nivel de cada categoría:

Captura.PNG

Como podéis ver, en la parte de la izquierda del mapa se encuentran los apoyos con los que podré contar, tanto las herramientas estratégicas (Análisis interno y externo, Vigilancia tecnológica, Plan de Comunicación, Incentivos o Formación) como los elementos que incluyen a las personas (importante aquí el papel de los Technological Trends Owners – TTOs), la propia empresa y el entorno, incluyendo aquí las convocatorias de subvenciones (Vigilancia) y los contactos de tejido I+D, siempre pensando en un modelo de innovación abierta.

A la derecha encontramos la sistematización de mi actividad mediante el propio proceso de I+D (que he transformado en el “funnel de innovación” del que hablaré más adelante) y el propio Sistema de Gestión, en el que se definen la Estructura Organizativa, Política y Objetivos,  Indicadores de innovación y la  Provisión de recursos para la innovación.

PD: Estoy ahora leyendo la última novela que publicó en vida Aldous Huxley, El juego de los abalorios, y quiero recordar una de las novelas que más me han influido, Un mundo feliz, de este mismo autor. La leí hace años y no pierde su lugar en mis recuerdos. Y es que en esta distopía desarrollada en un futuro post apocalíptico donde se formó un Estado Mundial que erradicó las guerras y las hambrunas gracias a la tecnología, el escritor británico lleva a cabo un feroz ataque contra la moral y la ética establecida, y desde este punto de vista, es un libro que habla más del presente que del porvenir. Porque poniendo el foco en una sociedad más avanzada y supuestamente feliz, Huxley destroza literalmente el concepto de familia o de relaciones sentimentales. En relación con el concepto de felicidad, aquí Huxley es cuando definitivamente hace tambalear todos nuestros cimientos, al segregar a los trabajadores en castas preparadas desde su nacimiento, es decir, la sociedad genera personas adaptadas a lo que luego van a hacer, con lo que nos encontramos con situaciones tan absurdas como que un enano de la casta más baja sea feliz dentro de una cueva extrayendo metales, ya que ha sido programado para tener fobia a la luz y a los espacios abiertos, con lo que si lo sacas de ese entorno de trabajo su vida se derrumbaría. ¿Es esa persona feliz? Desde su punto de vista totalmente, pero desde el punto de vista de nuestra estructura mental esto nos chirría bastante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s