La Fiscalidad importa (bonificaciones y deducciones fiscales de la I+D).

Querido diario.

Como ya te comenté dependo del director de marketing, cosa que al principio me extrañó, pero que cada vez le veo más sentido. Él me está dando una muy buena visión de la empresa, con una ronda de reuniones en las que estamos analizando con los directores de proyecto los proyectos más innovadores de la empresa.

He estado muy centrado hablando de conseguir ideas para generar proyectos, pero otra pata muy importante de un director de innovación es la gestión de las deducciones y bonificaciones fiscales. Quizás sea la parte más fea del trabajo, pero bien gestionada aporta bastantes fondos. El lado negativo es que genera ruido y más trabajo a los equipos, ya que deben ir guardando evidencias cada mes. Para que no les sea algo ajeno y para que la I+D no tenga mala publicidad, hemos hecho una intensa campaña de comunicación interna, involucrando al director de producción. El mensaje ha sido que el dinero que se consiga con estas deducciones fiscales revertirá en un proyecto interno de calidad. Es decir, se transformarán en horas para que los equipos innoven en un aspecto tan básico como la mejora de la producción.

De este modo intentaremos que el esfuerzo adicional (generar una memoria de los proyectos seleccionados e ir gestionando el tema de las horas y las evidencias) sea recompensado, y sobre todo, que la imagen de la I+D como un instrumento verdaderamente innovador no se vea empañada por las Deducciones, que no dejan de ser papeleo administrativo.

Cambiando de tema, llevo ya casi un mes en el puesto y aún no he empezado en Plan Estrategia de Innovación. Sé que la dirección quiere verlo y validarlo, pero necesito más tiempo para hacer algo realmente atractivo.

PD: me apasionan los grandes clásicos de la literatura universal, pero no he leído casi nada de literatura española. Terminé anoche ‘La familia Pascual Duarte” de Cela y me parece sencillamente magistral. Un libro cruel hasta límites insospechados, pero lleno de una crudeza y una maldad que podríamos decir que es empática y en momentos hasta dulce y melancólica. Es increíble cómo Cela supo poner en boca de un sádico pueblerino sentimientos de tanto calado, haciendo que tras cada barrabasada del protagonista el lector vaya sintiendo lástima por él. Supuestos provincianos dan voz a sentimientos universales. No es necesario haber estudiado o retener muchos datos en tu cabeza para ser inteligente, igual que para innovar no hace falta la última tecnología… La innovación es una delgada línea entre un laboratorio científico y un puesto en un mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s